ACTUALIDAD

Blog

Capítulo 1: Las plantas termosolares en las estrategias de almacenamiento energético de España

Según la Agencia Internacional de la Energía, las ciudades ocupan el 3% de la superficie del planeta, siendo responsables del 67% del consumo energético global. Los efectos provocados por este consumo hacen necesaria la búsqueda de sistemas energéticos seguros, renovables, competitivos y respetuosos hacia el medio ambiente.  Recientemente, en España, el Consejo de Ministros aprobó, a propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, la Estrategia de Almacenamiento Energético. En la misma, se establece la meta de conseguir una capacidad de almacenamiento de 20 gigavatios (GW) en 2030 y los 30 GW en el 2050, fomentando el despliegue de energías renovables para que sean claves a la hora de estabilizar los precios de la luz.

Sistemas de almacenamiento energético

Los sistemas de almacenamiento energético se definen como aquellas herramientas que permiten almacenar la energía sobrante generada para poder liberarla cuando se necesite.

Estas tecnologías de almacenamiento energético se pueden clasificar en sistemas de almacenamiento con baterías de litio, hidrógeno, acumulación por bombeo (la más popular del mundo), aire comprimido, supercondensadores, volantes de inercia y sistemas de almacenamiento térmico. Es precisamente, en esta última tecnología en la que nos vamos a centrar.

Los sistemas de almacenamiento térmico son aquellos que permiten almacenar energía térmica, para luego ser utilizada cuando no se pueda generar energía, por ejemplo, por la noche. Este sistema es un elemento clave en la transición energética, donde se fomenta la utilización de energías renovables frente a combustibles fósiles y es precisamente una de las tecnologías a fomentar en la Estrategia de Almacenamiento Energético.

El papel clave de la energía térmica 

Tal y como informó el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico la “Estrategia de Almacenamiento Energético aborda el análisis técnico de las distintas tecnologías y soluciones para el almacenamiento de energía, la diagnosis de los retos actuales que enfrenta su despliegue, el análisis de su cadena de valor para establecer las herramientas necesarias para reforzar la competitividad de la industria nacional, las líneas de acción para avanzar en el cumplimiento de los objetivos previstos y las oportunidades que supone el almacenamiento para el sistema energético y para el país”.

Dentro de este documento se destacan las plantas termosolares. La energía térmica, recordemos, es aquella energía renovable generada a través del calor. En la actualidad, según PROTERMOSOLAR, la Asociación Española para la Promoción de la Industria Termosolar, hay cuatro tipos diferentes de plantas termosolares: las de canales parabólicos, de receptor central o de torre con campo de helióstatos, reflectores lineales de Fresnel y cilindros parabólicos.

En la actualidad, España se sitúa dentro de los 10 países que más produce energía termosolar al contar con 50 plantas termosolares. De hecho, Chumillas Technology ha participado en el montaje de 10 de estas plantas termosolares: Andasol, Extresol, Gemasolar, Manchasol, Vallesolar, Termosol, Casablanca y Arenales. Todas ellas con sistemas de almacenamiento energético. En concreto, España se sitúa en el número 1, a nivel mundial, en lo que se refiere al almacenamiento de energía termosolar.

Según PROTERMOSOLAR, las centrales termosolares con almacenamiento en España cuentan ya con 6.850 megavatios hora (MWh) de capacidad de almacenamiento eléctrico, en concreto en 18 instalaciones.

Es por este liderazgo que, las plantas termosolares, se posicionan como un referente dentro de la Estrategias de Almacenamiento Energético en España. Además, los beneficios que aporta la capacidad de almacenamiento de las centrales termosolares residen en que permiten adaptar la producción a la demanda y reducir los vertidos renovables. Según PROTERMOSOLAR, en un análisis que realizaron del informe ‘El valor del almacenamiento’ las plantas termosolares con almacenamiento parecen ser «la única opción viable» además de que «añaden estabilidad inercial a la red y tienen un impacto macroeconómico altamente positivo».

En el Capítulo 2 de esta serie de artículos, analizaremos y explicaremos el funcionamiento de una planta termosolar.